¿Por qué tomamos la mano de nuestra pareja? la ciencia responde

por que tomamos la mano de nuestra pareja

Existen ciertos actos que demuestran amor, como por ejemplo los besos a nuestras parejas o también darse la mano. Pero esto también ocurre con nuestros padres y hermanos, al parecer es una muestra de afecto que tenemos solo con ciertas personas. ¿Por qué tomamos la mano de nuestra pareja? la respuesta puede parecer simple, pero la ciencia encontró la respuesta absoluta de esto.

Te va a interesar: ¿hacer el amor equivale a hacer ejercicios? la ciencia responde

Por qué tomamos la mano de nuestra pareja y que beneficios tenemos con esto

De seguro alguna vez te preguntaste ¿por qué tomamos la mano de nuestra pareja? pensando que se trata solo de un acto de amor, pero la verdad es que la ciencia afirma que tiene múltiples beneficios para nuestro organismo. Por ejemplo nos da confort, según estudios realizados en la Universidad de Wisconsin al tomarnos de las manos, nuestro cerebro se siente más cómodo y puede lidiar mucho mejor con las cosas que suceden; por eso después de tener un mal día en el trabajo y al tomar la mano de alguien nos puede hacer sentir mejor.

parejas independientes

Pero esto no quita que tenga que ver con el lado amoroso, dar la mano a nuestra pareja genera una mayor conexión, si recordamos a quien fue la primera persona que le tomamos la mano; nuestra mamá es la respuesta. Con ella tenemos un lazo muy grande, una conexión que no se logra con cualquier persona, y esto mismo ocurre con la pareja. Solo con aquellos que nos conectamos emocionalmente nos damos la mano, no se nos pasa por la mente hacer esto con un desconocido.

Estos beneficios entonces nos explican por qué tomamos la mano de nuestra pareja, a los que también se suman la reducción de la ansiedad, el miedo y el estrés. Destacando también que darle la mano a alguien, nos da sentido de pertinencia, por eso la mayoría de las parejas lo hace, además es una rica sensación ¿o no?.

Lee también: ¿por qué cerramos los ojos cuando nos besarnos? la ciencia responde